Exposiciones Schnauzer Miniatura


En esta sección vamos a dar informacion sobre exposiciones de España y Portugal que seran especiales para Campeon del Club Español del Schnauzer Miniatura 

 




XXX Exposicion Internacional Canina Medina de Pomar  2018

Especial Schnauzer Miniatura

Juez. Dª Laura Asensi de Langlois  


XXII Exposicion Internacional Canina Girona  2018

Especial Schnauzer Miniatura

Juez. D. Vicens Cano Estañol 


XLII Exposicion Internacional Canina de Sevilla 2018

Especial Schnauzer Miniatura

Juez. D. Juan Carlos Aguilar Hidalgo



XXXV Exposicion Internacional Canina de Valladolid 2018

Especial Schnauzer Miniatura.

Juez: Dñª Carmen Gonzalez-Felgueroso  



87.ª Exposição Canina Internacional do Norte (Qualificativa de Campeonato)Porto (Portugal)

Juez de los Schnauzer sal y Pimienta , Negros y Blancos

Suzana Vertovsek Matakovic (HR)

Schnauzer miniatura Blanco              BOB:       Harland del Badulake

Schnauzer miniatura Negro                BOB  :       Unjedi Opera

Schnauzer miniatura Sal y Pimienta BOB: ChJ Ch. Raika del Berrocal

Juez de los Schnauzer Negro y Plata

Tino Pehar (HR)

Schnauzer miniatura Negro y Plata   BOB:  Scedir Dustin Hoffman  


Juicios de Schnauzer Miniatura el Domingo 8 de Octubre de 2017

Bernardo Büschner Regazzoni, Montevideo 1971, se une a la cinofilia de su país natal Uruguay en 1986 a la temprana edad de 15 años presentando sus propios ejemplares de las razas Dachshund, Schnauzer Gigante,  Mediano y  Miniatura y Dalmata.

 

Luego de sus primeros pasos como expositor inicia sus estudios de formación como juez de estructura, obteniendo la habilitación para su primera raza, el schnauzer, tres años después. desde 1989 cria y expone schnauzer Miniatura saql y Pimienta en Uruguay y mas recientemente en Alemania bajo  el afijo "Zelebrität".  Tambien ha criado Dachshund pelo liso, pelo duro, Schnauzer Mediano y Buldog Ingles.

 

Bernardo es juez del grupo 4 Dachshunds, Cimarron Uruguayo, Dobermann, Poodle y Schnauzer en todos sus tamaños, y ha juzgado exposiciones especializadas, nacionales e internacionales en Alemania, Argentina, Belgica, Estonia, Finlandia, Holanda, Hungria, Suecia y Uruguay. 

 

 

 ARTICULOS PUBLICADOS por BERNARDO BÜCHNER

¿Qué está pasando con el tipo en el Schnauzer Miniatura?
Junio de 2006

Algunas veces una pregunta que no encuentra respuesta se transforma en un cliché, y digo esto porque desde hace mas de cincuenta años nos venimos preguntando que está pasando con el tipo en el schnauzer miniatura sin encontrar una respuesta que vaya mas allá de las palabras.
Cuando releo literatura antigua sobre la raza, encuentro varios autores que ya en los años 50 del siglo pasado hicieron esta pregunta al círculo de criadores de sus respectivos países, y lo hicieron temerosos de los peligros que conlleva el cambiar el tipo en una raza.
El schnauzer miniatura viene pasando por un momento crítico desde hace tiempo, y si bien muchos lo reconocen, son pocos los que hacen algo para corregirlo. Los criadores se guian por sus gustos y por el gusto de los jueces a la hora de decidir sobre un perro u otro. Las instituciones, en su mayoría, se mantienen al margen. A mi entender son los jueces, y las instituciones que estos representan, quienes inclinan la crianza de una raza en una dirección u otra. Pero ¿no tienen los jueces como función primordial guiar la crianza de una raza para que ésta no se desvíe de los parámetros que establece el estándar?
El estándar aprobado por el PSK1 y adoptado por FCI2 establece que el schnauzer miniatura es la versión de tamaño reducido del schnauzer (mediano). ¿Pues entonces? ¿No convendría de vez en cuando hechar un vistazo a las pistas donde se juzgan los schnauzer medianos para ver que tan cerca o que tan lejos estamos de alcanzar el tipo deseado en los schnauzer miniatura?
Cuando visitamos una exposición de schnauzer miniatura, y especialmente aquellos de la variedad sal y pimienta, uno no puede creer lo que ven sus ojos. No hay dos perros que presenten un tipo similar. ¡La tipicidad racial se está perdiendo!. ¿Las causas? La introducción de sangre norteamericana es una de ellas, y con ello la influencia que un tipo de perro clasificado como “terrier type” en norteamérica tiene sobre la imágen que muchos criadores y jueces poseen de la raza es lo que vbiene haciendo mas daño a la raza. 
Pero fundamentalmente, es la falta de guía por parte de los jueces lo que está causando los mayores estragos. Los perros ganadores en las exposiciones muchas veces no se ajustan al estándar, y son muchos los criadores que basan sus planes de cria en estos resultados.
Como mencioné mas arriba, la diversidad de tipo es escalofriante. En pista se ven perros de cabeza sumamente estrecha y alargada, que son mucho mas largas que la mitad del largo de cuerpo medido entre la cruz y la inserción del rabo. Se ven perros con cuellos que mejor le quedarán a un cisne que a un schnauzer, perros con angulaciones rectas y totalmente desprovistos de antepecho, perros con textura y color de pelo que no están admitidos en el estándar o constituyen faltas graves, perros con movimiento “terrier-type”, y así la lista continúa. Muchos me dicen que los mismos defectos se encuentran en aquellos schnauzer mas típicos. Esto es verdad solo en parte. Porque un perro del que puede decirse que es típico de su raza, tiene de por si muchos mas puntos que coinciden con el estándar que otro que no lo es. Porque aunque todos pueden ser buenos perros, no todos son buenos schnauzer. Falta de tipicidad racial es una falta eliminatoria. Y eso simplemente porque tipo
es el estándar.
El estándar de FCI para el schnauzer miniatura establece claramente en sus ocho páginas aquellos puntos que hacen de un schnauzer un schnauzer. Un schnauzer debe tener el tren delantero de un perro de trabajo, es decir las escápulas firmemente apoyadas al toráx y un brazo largo (el hueso llamado húmero) que, con la debida angulación, coloque al antebrazo (cúbito y radio) debajo del cuerpo del animal de modo que el antepecho (esternón) sobresalga por delante de la articulación escápulo-humeral, haciendo de la zona entre los brazos un espacio lleno y no un “hueco”.
Otro indicador importante del tipo es la línea superior que debe ir descendiendo levemente desde la cruz hacia el rabo y mantenerse asi cuando el perro se mueve. Un perro cuya linea superior desciende en dirección contraria a la estípulada en el estándar presenta un serio defecto. Como dijo una vez una criadora: “que pasa con esa grupa que casi le llega a la nuca”.
1 Pinscher-Schnauzer Klub, Club alemán de la raza y proprietario de su estándar.
2 Federación Cinológica Internacional, Bélgica
Estos son solo dos de los puntos donde la raza tiene hoy dia serias carencias y que además tienen un fuerte impacto en el tipo de movimiento de la raza. Los problemas de color y textura dan para un artículo aparte.
¿Existe entonces una solución?
La solución la tenemos todos los que de alguna manera estamos involucrados con la raza: las autoridades de los clubes cinófilos, los jueces de raza, y los criadores. La falta de tipo está perjudicando a la raza al transmitir un mensaje falso y confuso a los nuevos aficionados. Muchos criadores y expositores neófitos no saben que dirección tomar. ¿Es éste el mensaje que queremos transmitir?¿Cada uno hace como le parece?. El aficionado que quiere comenzar a criar no tiene una guia sólida y encuentra tantos tipos diferentes que, si no está bien informado o si no entiende con precisión lo que establece el estándar de la raza, corre el riesgo de criar en dirección equivocada. 
Los jueces y criadores deberían recapacitar sobre este tema, discutir los problemas de su raza abiertamente y ser mas estrictos a la hora de seleccionar los planteles de cría. Los jueces, al cumplir con su función deben, alli donde el criador falló en la selección, facilitarle a éste sus conocimientos para que pueda corregir adecuadamente el curso de su crianza. De otra manera terminaremos en pocos años destruyendo a la raza, y en pocas generaciones mas no vamos a poder aparear unos perros con los otros, lo que significaría una perdida significativa de diversidad genética y el aumento de los problemas derivados de ello.
La próxima vez que nos encontremos en el ring, juzgando u observando un juzgamiento, no nos 
dejemos engañar por un movimiento vistoso, o una preparación digna de un bichon frisée. El estándar dice que un schnauzer se tiene que parecer a un schnauzer, y moverse como tal. Lo demás es tan solo una ilusion peligrosa.

 

*UN PERRO SIN COLA NO ES UN PERRO

La ley alemana de protección a los animales de 1998 que incluyó la prohibición de amputar el rabo a los perros y desató una acalorado debate en el ámbito cinófilo y político europeo está marcando tendencias mundiales. Los ganadores son sin lugar a dudas los canes.

Entre los perros existen señales visuales, acústicas y olfativas que son utilizadas para relacionarse con sus congéneres, y son las mismas que éstos utilizan en su esfuerzo por comunicarse con nosotros; el rabo es una de las mas importantes.

El lenguaje corporal es imprescindible en los perros. Los humanos hemos perdido parte de esta habilidad a causa del desarrollo de nuestro lenguaje oral. El habla ha sustituido en las personas otras valiosas e interesantes formas de expresión que son fundamentales en la especie canina. La mirada, la posición de los ojos y los movimientos de la cola, entre otros, se combinan en el perro en diferentes secuencias estableciendo un complejo mosaico comunicativo.

¿Quién por ejemplo no entiende el significado de una cola en movimiento? Esta alegría es difícil de disimular. Aunque en ocasiones puede también trasmitir un deseo de relacionarse, que no siempre refleja buenas intenciones. Una cola erecta significa dominio o excitación, si está baja, relajación, y no es lo mismo si está entre las piernas o curvada, donde está demostrando temor o sumisión.

Los seres humanos, los supuestos amantes de los perros, hemos en ocasiones limitado estas facultades expresivas, con los cortes estéticos de orejas o de cola, deteriorando parte de sus recursos comunicativos y dificultando así la comunicación con sus propios congéneres y con nosotros mismos.

Por suerte una nueva tendencia, promovida desde grupos de protección a los animales y partidos verdes, se ha cristalizado en muchos países europeos en forma de ley. Esto ha motivado desacuerdos y protestas por parte de las instituciones caninas de las razas afectadas, aludiendo a una tradición de centenares de años, que no se puede cambiar así como así; y aduciendo la corta edad del cachorro cuando el corte de cola se lleva a cabo, siendo éste completamente indoloro si se realiza bajo supervisión veterinaria y con el uso de anestésicos.

Sin embargo, estas protestas sostenida con tenacidad por los clubes de criadores no impidieron la entrada en vigor de la ley el 1ro. de Junio de 1998, incluyendo artículos que prohíben la presentación en exposiciones de canes amputados a partir de esa fecha y lo que es más, obligando a los clubes de raza a hacer cambios sustanciales en los estándares de su respectiva incumbencia. Si bien se dijo que estos cambios iban "a traer cola" y que la crianza de las razas afectadas iba a experimentar una merma, esta premisa no se ha cumplido en el largo plazo. Es más, las colas se están dejando largas hasta en países donde la prohibición no existe y esto aun fuera de las fronteras europeas.

Porque si por un lado tenemos a las instituciones y clubes de raza y sus criadores asociados, por el otro lado tenemos a los propietarios y compradores de los cachorros que los primeros producen. El público en general ha aceptado con alegría la nueva ley que prohíbe la amputación del rabo de razas tan famosas como el dobermann, el boxer o el schnauzer por solo nombrar algunas.

Allí donde la comunicación entre el perro y el ser humano juega su papel histórico más importante, allí donde los lazos de una relación milenaria se renuevan día a día, allí también tienen las herramientas comunicativas su mayor y más profunda valorización y es allí por cierto donde una cola alegre equivale a una sonrisa.

 

ARTICULOS ESCRITOS Y PUBLICADOS POR BERNARDO BÜCHNER